14 octubre 2008

LOS MUERTOS RÍEN

Los muertos son los más vivos en este plano terrenal
porque están en contacto con la naturaleza fundidos en lo más hondo de su olvido
Se alimentan de las lágrimas de su teatro que forman con flores secas
Cada lágrima lágrima lágrima se absorbe con la respiración del muerto
Los muertos sufren de inundaciones se encharcan de llantos y de remordimientos de los que los plantaron
Cada muerto tiene su bufón
En las noches los muertos salen montados sobre las rosas de las virginales conciencias forman sus caballos con cola de conejo y alas de cisne vuelan sin ningún destino fijo siguen al alba por todo su horizonte rompen ventanas con los ojos malditos de sus ensueños y taladran cabezas con los gusanos amontonados de su corazón
Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen
Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen
Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen
Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen
Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen
Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen Ríen
Ríen Ríen Ríen Ríen
Ríen Ríen
Entienden la vida la ironizan cantando himnos al revés rompiendo estéticas perfectas justificando la vida con un vivir inconsolado
Los muertos se ríen de la Bida
Cuando llega el alba sus caballos de pétalos desaparece al unísono de los cantos perrunos pintan al cielo de rosa anunciando la llegada de los vivos de los que piensan que están vivos de los que se atormentan de la muerte y se toman pócimas de huevos de hormigas con pelos de trece tarántulas vírgenes para aliviarse el espanto
Los muertos vuelven a reír tan fuerte que en sus tumbas y en los espacios fértiles aparecen dientes de león con ojos vivos de ruiseñoresLos muertos son los más vivos de este plano terrenal porque utilizan perfectamente el hoyo profundo de los olvidos Ríen ríen ríen

De: Dídac
Mancha designada
http://ulera-es-la-vida.blogspot.com/

12 comentarios:

Fascist Baby dijo...

Tenia que ser Didac...
hermoso.

inBLACK dijo...

y yo rio rio rio rio
pq??



PD. +Adelante pondré tu mancha in mi ladrillo

IvonneChío dijo...

ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne ivonne

drfloyd dijo...

un tequila al unisono de la lluvia.

Anónimo dijo...

polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution polution

Matvi. dijo...

Muy ingenioso, tarado.

Miguel Bórquez dijo...

¿? saludos desde donde nadie saluda; https://poesiasoundtrack.blogspot.com
gracias por las manchas en mi bitácora

Anónimo dijo...

PRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNBASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURA
PRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓN
PRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓN
PRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓN
PRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓN
PRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓNPRETENCIÓN
BASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURA
BASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURA
BASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURA
BASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURABASURA

Cristina Chain dijo...

ah...tu eras la famosa mancha....es que todo lo que cuesta levantarse pa estar leyendo mil veces mancha pues...

bueno, veremos...

Dídac at dídac dijo...

Ha que alagado me siento,
espero que no se me suba
tanto el ego.

GEnial!!


Mancha Mancha Mancha Mancha Mancha
Mancha Mancha Mancha
Mancha Mancha Mancha
Mancha Mancha Mancha
Mancha Mancha
Nada Mancha Mancha Mancha
Mancha Mancha
Mancha Mancha Mancha Mancha Mancha Mancha Mancha
Mancha Mancha Mancha Mancha

Anónimo dijo...

Mierda MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda

Anónimo dijo...

Mucha MierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda

MUCHA MierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda

MUCHA MierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda

MUCHA MierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda

MUCHA MierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda

MUCHA MierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda

MUCHA MierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda
MierdaMierdaMierdaMierdaMierdaMierda