08 enero 2009

DOCTOR Q o el último hombre que besé


Mi madre parió perritos o los ladridos de unos perritos o mis ladridos o parió en secreto una camada de enfermedades para enfermar al mundo Mi hermana es un hombre y mi hermano es una mujer Soy un perro entrenado un hermano de mi sombra perruna Soy el lecho que hizo hombre a mi hermana y mujer a mi hermano Desde aquí sorberé tu sopa y la sopa de tu esposo En mi sopa cayó una tortuga Mi madre embarazada corre tiene los ojos en blanco corre se agazapa como una mordida y nunca termina por caer Ella piensa que corre y al pensarlo yo escribo que corre para abrazarme a su cráneo abierto y no llorar Escucho las balas pedir la teta Mis hermanos abrazan mi sombra Mi sombra embarazada corre tiene los ojos de sombra en blanco corre suspira pergaminos de sombra y azulejos de una tumba Mi madre y mi sombra chocan de frente Mi sombra nació mi madre Mi madre nació mi sombra Desde allá pondrás tu mano encima del bollo que tengo en la palma de la mano y le untarás mantequilla lo pondrás en tu lengua y bajo tu lengua y no lo masticarás Leeré el periódico y vomitaré sobre los encabezados para darles color El encabezado de mañana será: DDD d d Pero en tu mente leerás: El jefe del hampa es una gelatina de fresa Odias la gelatina y odias el tuétano y odias cada nube y cada bombón relleno de nube y odias tus propios ojos porque se tatuaron una equis en la retina Desde aquí abofeteo los trastes sucios les dibujo una sonrisa los abrazo ellos me abrazan Los platos sucios los coloco en el lugar de mi hermano mujer y de mi hermana hombre La historia que contó un caracol acerca de una mujer que parió perritos es errónea La mujer era una perra y la perra nunca existió La botella donde vive el caracol era una lágrima El caracol estaba triste debajo de un puente infernal los autos galopaban su fuego pero las personas que conducían se incendiaban y su piel y sus pelucas y sus uñas y sus huesos y sus gritos de dolor se incendiaban El caracol enloquecido se prendió fuego en la boca Un volcán dibujó un caracol o el sol dibujó un caracol y la boca carbonizada del caracol era mi boca carbonizada Exhalé una daga que se incrustó en mi pecho Frente a mí en cámara lenta mi cuerpo se desploma sobre los platos vacíos de mis hermanos Corro hacia mi sombra y mi sombra es un bache en el asfalto Mi madre se bebe los restos de la sopa y se bebe el cuchillo que me enterré en mi cuerpo paralelo que me enterré en mi cuerpo perpendicular a mi madre Me abrazo a mí mismo pidiendo perdón pero mis brazos están muertos y estoy muerto y lloró sobre mi cuerpo muerto La sangre inunda mis pulmones Unas manos mecánicas perforan mi tórax mi madre en mi interior entierra una araña De la araña nace una flor y la flor protege una lágrima y la lágrima es una tumba Desde aquí escucho la historia de una madre que parió perritos también escucho los pozos de petróleo llorando cierro la llave de las voces y me quema un eructo Encima de la flor está un murciélago crucificado y encima está un caracol que parece una corona La baba del caracol cae toca una astilla de la base de la cruz que es una crisálida Al mirar la herida uno de mis ojos se adentra en el túnel sin darse cuenta que un automóvil a toda velocidad le pasará encima La crisálida pare un cielo y mi ojo renace convertido en mariposa Mi hermana camina a mi alrededor Mi hermano camina a mi alrededor pero en sentido contrario a mi hermana y mi hermana comienza a perseguir a mi hermano y mis dos hermanos son mujeres o alas de mariposa y mis dos hermanas son hombres o ladridos de perro y mis dos hermanos y mis dos hermanas son unos brazos extendidos tocando el sol y la luna y los planetas al alcance de los brazos Sonámbulo camino sobre una cuerda en el vacío y me tiemblan las piernas y escucho el tiempo golpearse en el rostro suspirar como si yo fuera un murciélago profeta o mis relámpagos llovieran en su plato de sopa “No quiero tu sopa” le digo al tiempo “No quiero sopa Quiero mi sangre y mi sangre que es un coágulo que los periódicos amarillistas confundieron con una gelatina de fresa En la tumba de mí mismo encendieron una veladora pero mi cuerpo yace al otro lado de mi rostro Tengo compasión por los cachorros que se mueren de hambre con el auto encendido y las velocidades de la gasolina en la papada pero no soporto las líneas de tu mano sosteniendo mi aliento Vete para que yo muera” El tiempo acostado en una caminata de pies sangrantes se acercó al caracol vagabundo que contaba historias por dinero Escribió un libro que tenía por título mi nombre y mi nombre era una soga Amé al tiempo por bautizarme Le envíe flores que corte de mis encías Mi madre embarazada seguía cayendo Me dormí y desperté y seguí cayendo con ella Le dije adiós Una paloma que pasó entre mis costillas llevaba en el pico una corona de espinas para castigar al murciélago y una corona de flemas para castigar al sol En el puesto de periódicos compré una fotografía para vomitarle mi sangre Mis hermanos se acercaron en harapos comieron mi rostro El papel periódico envolvió al murciélago y al caracol que yacían muertos bajo mi cama Besé a mi madre en la frente Mi madre besó a mi sombra en la frente Mi sombra se puso celosa metió el rostro en un vaso de leche para suicidarse Coloqué las gotas que se derramaron en el lugar donde las flores ya no crecían Recogí el corazón de la tortuga y lo enterré en la sonaja del caracol En mi mente aparecieron las formas complejas del espíritu Vi a mi madre engendrar un ejército de triángulos cuadrados rombos rectángulos y espirales con colmillos que masticaban mi cuerpo Al final del día le sonreí al vértigo pensando en la sopa En el periódico se leía: El jefe del hampa era una gelatina de fresa Mañana seré de limón


De: Victor Ibarra

Mancha Designada

4 comentarios:

Anónimo dijo...

este poema es un laberinto. Un laberinto que avanza. Bendito Salvador Dalí. Y avanza como una espiral. consumiendose.
E´l mismo se consume.

StingIndigo dijo...

Hola.

Dejaste un comentario en mi blog... o más bien la repetición continua de tu nickname hasta que se te acabó el espacio (o la paciencia de hacer copy/paste)... ¿quisiste decir algo en particular?.

Por cualquier cosa, supongo que debo decir gracias. Por aquí estamos en la blogósfera.

StingÍndigo.

Nadie dijo...

borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador borrador

Johan Bush Walls dijo...

Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros CuCuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros CuCuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros
Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros Cuentos pajeros